Os presentamos a Lua, una perrita mezcla de American Standford y Boyero de Berna de 6 años y medio. Lamentablemente, era uno de los tantos perros abandonados por sus dueños en las carreteras. Una familia la encontró cuando tenía unos dos años y la rescató, pero al poco tiempo la devolvieron a una protectora, ya que no se podían hacer cargo de ella. Ahí es cuando apareció Aurora, su actual dueña, para rescatarla: “me enamoré de ella en cuanto la vi”. Lua confió en ella desde el primer día y desde entonces ha sido su mejor amiga y compañera de vida.

Una tarde, mientras Aurora y su pareja, Chema, paseaban a Lua por los parques de su barrio, escucharon unos maullidos que provenían de unos contenedores. Lua fue la primera que se dio cuenta y se acercó a ver qué estaba pasando ahí. Descubrieron que, dentro de una caja de zapatos, había tres gatitos recién nacidos e inmediatamente los llevaron a una clínica veterinaria cercana para comprobar su edad y su estado de salud.

Después de la visita al veterinario y comprobar que estaban sanos, los acogieron en casa con tan solo un día de vida. Lua ya había hecho de mamá antes con otra camada de gatitos que también rescató junto a Aurora; por lo tanto, ya tiene experiencia y lo hace genial.

Lua se encarga de darles de mamar, aunque no produzca leche, lavarlos, y avisar a Aurora y Chema de que les toca el biberón. Le encanta estar todo el día jugando con ellos y darles mimos. “Está tan atenta de sus crías adoptivas, que pensamos que antes de adoptarla fue mamá, porque tiene un instinto muy desarrollado”, dice Chema.

La parte divertida de esta historia es que los dueños abrieron una cuenta de Instagram a Lua (@lua_laguaupa) para enseñarle al mundo lo bien que sienta cuidar de pequeños animalitos y mostrar que acoger y adoptar es la mejor opción si quieres tener una mascota.

Share This