Etimológicamente el término “braquicefalia” viene de la palabra griega “brachýs” = “breve” y de la palabra latina “cefalia” que procede a su vez del término griego kephalḗ = estado o cualidad de la cabeza.

¿Qué es la Braquicefalia?

La braquicefalia hace referencia a aquellas razas que tienen un cráneo y, en particular, la cara y la nariz más cortas y/o aplastadas. Estos animales tienen una cara chata y en la mayoría de ocasiones, el diámetro de los orificios nasales reducidos, dando lugar a otras “malformaciones”, lo que provoca que tengan predisposición a sufrir un conjunto de patologías conocidas como “Síndrome braquicefálico”.

Razas comunes con Braquicefalia

Las razas más comunes que tienen este síndrome son: Bulldog Inglés, Bulldog Francés, Boston Terrier, Pekinés, Bóxer, Carlino, Shar Pei, Lhasa Apso, King Charles Spaniel, Shih Tzu, Chihuahua, Mastín inglés, etc. Aunque es más común en perros también se da en algunas razas de gatos como los “Persas”.

Este tipo de razas sufren un conjunto de anomalías físicas como pueden ser el alargamiento del paladar blando hacia la parte posterior de la garganta (lo que puede producir una obstrucción de las vías respiratorias), estrechamiento de los orificios nasales, disminución del diámetro de la tráquea, etc.

Problemas y efectos de la Braquicefalia

Esta anatomía peculiar hace que sea difícil respirar, debido al aumento de la resistencia en las vías respiratorias y por lo tanto, necesiten más esfuerzo para ello. Los animales con síndrome braquicefálico pueden desarrollar además otras anomalías respiratorias, como pueden ser:

  • Inflamación de laringe (laringitis) y faringe (faringitis).
  • Eversión de amígdalas (estas sobresalen de la garganta).
  • Una peor ventilación a través de los orificios nasales.
  • Obstrucción de la garganta.
  • Una peor regulación de la temperatura.
  • Lagrimeo constante y conjuntivitis.

Estos perros suelen hacer un ruido fuerte al respirar, tienen arcadas, jadeo constante, carraspeo de flemas, no soportan bien el incremento de la temperatura ambiental ni de la humedad y son altamente susceptibles a los golpes de calor. Además en ocasiones pueden presentar inquietud durante la fase de sueño debido a las alteraciones de la respiración.

Además de tener problemas respiratorios, también pueden padecer alteraciones gastrointestinales como segregación excesiva de saliva, regurgitación y/o vómitos.

La gravedad de estas anomalías es variable y los perros braquicefálicos pueden presentar alguna de ellas o una combinación de las mismas.

Consideraciones especiales de la anomalía

Sería recomendable que estos perros evitaran zonas húmedas y calurosas, y realizar un ejercicio moderado, además mantener limpios los orificios nasales, los ojos, los pliegues del morro, la trufa y las mucosidades; incluso puede ser adecuado el uso de lágrimas artificiales. Habría que vigilar el peso de estas mascotas ya que la obesidad puede empeorar la situación.

No es aconsejable utilizar ningún tipo de collar si el perro tiene problemas con las vías respiratorias ya que puede provocar presión en la tráquea, por lo que en este tipo de razas sería mejor usar arnés.

Hoy en día, la “braquicefalia” se considera como un estándar de belleza típico de estas razas, por lo que no nos imaginamos un “Bóxer” sin el hocico muy corto en comparación con el tamaño de su cráneo, sin embargo, esta forma de la cabeza hace que estos animales tengan alteraciones sobre todo respiratorias y algunas digestivas.

Por lo que si tenemos como mascota un perro con la cara y el hocico achatado, habría que intentar seguir estas recomendaciones para favorecer una mejor calidad de vida.

Resumen
La Braquicefalia, problemas y efectos en mascotas
Nombre del artículo
La Braquicefalia, problemas y efectos en mascotas
Descripción
Si te preguntas ¿qué es la braquicefalia? te contamos todo lo que debes saber, sus problemas, efectos y consideraciones para mascotas
Autor
Share This