El mundo de las mascotas está lleno de curiosidades. ¿Te habías preguntado alguna vez por qué los gatos pueden ser de uno, dos o tres colores? El caso de los tres tonos en el pelaje sólo es posible en las gatas, aunque pueden existir algunas excepciones en gatos macho.

Si vamos por la calle y nos cruzamos con un gato de tres colores, casi seguro que se trata de una hembra. Estos gatos de tres tonos (blanco, negro y naranja) son denominados gatos calicó y, salvo alteraciones, son hembras.  ¿Por qué?  La razón es que los colores rojo y negro en los gatos está ligado al sexo y solamente las hembras son las que pueden manifestar los tres colores a la vez: blanco, negro y naranja.  Se trata de una curiosidad del mundo felino, que nos permite saber de un vistazo si se trata de macho o hembra.

gatos-de-tres-colores

A pesar de que ésta es la norma general, en ocasiones podemos encontrar algún gato macho de tres colores. ¿A qué se debe esta anomalía? El motivo son algunas alteraciones en los cromosomas, mutaciones genéticas, quimeras, e incluso, hermafroditismo. ¿En qué consisten cada uno de estos casos excepcionales?

  • Anomalía cromosómica: Se debe a la presencia de más de dos cromosomas sexuales. XXY.
  • Mutación somática. Debido a una mutación, se producen manchas negras en los gatos naranjas y blancos.
  • Quimeras: Consiste en la fusión de dos óvulos fertilizados distintos.
  • Hermafroditismo: Son gatos que genéticamente son hembras pero desarrollan características externas de los machos por problemas hormonales en el desarrollo fetal.

¿Existen muchos casos como éstos? Solamente 1 de cada 3.000 gatos de tres colores es macho. A su vez, sólo 1 de cada 10.000 gatos machos de tres colores es fértil.

Si tienes un gato calicó, estás de enhorabuena. ¿Sabías que siempre les ha rodeado un halo de magia y buena suerte? Hace algunos siglos, los pescadores japoneses los solían llevar a bordo de sus botes porque se creía que ahuyentaban a los fantasmas. También los “gatos de la suerte” o “maneki neko” están inspirados en los gatos de tres colores. Según la tradición de origen japonés, los calicó son vistos como un augurio de buena suerte, por lo que habitualmente se colocan los “maneki neko” en las entradas de las casas y negocios.

 

 

Share This