Un parásito es un organismo que vive a costa de otro ser vivo de distinta especie alimentándose de él sin llegar a matarlo. La presencia de parásitos en nuestras mascotas es uno de los problemas más habituales que nos podemos encontrar y una de las preocupaciones frecuentes para los dueños, aunque muchas veces desconocen que sus mascotas puedan estar  infestadas con parásitos. En muchas ocasiones, cuando los perros padecen vómitos, diarreas y/o problemas cutáneos, los dueños piensan que puede ser debido a un problema alimentario, sin embargo una de las causas probables es la presencia de parásitos.

Existen numerosos tipos de parásitos, internos o externos, los cuales pueden causar diferentes problemas a nuestras mascotas, desde molestias por las picaduras, cuadros gastroentéricos (vómitos y/o diarreas), pérdida de peso, pérdida de pelo, problemas de piel, etc.

Los parásitos internos que con más frecuencia se pueden encontrar en perros y gatos son:

Parásitos Intestinales

Toxocara canis

Se puede transmitir al hombre. En perros causa problemas respiratorios además de diarrea. Y en cachorros abultamiento del abdomen, tos y mucosidades.

Ancylostoma caninum

Afecta al perro, causando anemia, debilidad general y diarrea con sangre.

Trichuris vulpi

Afecta al perro. Puede no causar síntomas o producir anemia leve, pérdida de peso y diarrea.

Dipylidium caninum

Afecta a perros y gatos. Conocido como “tenia” o “solitaria”. Tiene forma de cinta, y pueden alcanzar un gran tamaño. Su presencia puede ser asintomática, desde no mostrar ninguno a presentar picor, diarrea, estreñimiento, abdomen abultado, pelo áspero y sin brillo, debilidad y retraso del crecimiento en cachorros.

Coccidios

Afectan a perros y gatos. Se puede presentar de forma asintomática o con signos leves como diarrea, sobre todo en animales jóvenes y en condiciones de hacinamiento.

Giardia spp

Afecta a perros y gatos. Causa diarrea, a veces no se muestran síntomas. Se transmite al beber agua contaminada.

Parásitos Cardiopulmonares

Dirofilaria immitis

Parásito del perro, aunque puede afectar también al gato. Se transmite mediante la picadura de un mosquito. Produce la conocida “filariosis” o “enfermedad del gusano del corazón” ya que es ahí donde las larvas del parásito se transforman en gusanos adultos. Causa cansancio, debilidad, aceleración de la respiración, falta de apetito, tos, ataques durante la realización de ejercicio, y puede llegar a ocasionar la muerte. La filariosis canina es endémica de las zonas cálidas, en España hay una mayor presencia en Ibiza, Islas Canarias, algunas provincias de Andalucía y en la zona del Mediterráneo.

Parásitos Multisistémicos

Leishmania

Afecta al perro. Es transmitida por un mosquito. Es una enfermedad crónica. Con sintomatología muy variada, produciendo lesiones cutáneas, como descamación y ulceraciones o afección sistémica con anorexia, pérdida de peso, vómitos, etc. Si no es diagnosticada y tratada a tiempo, puede ocasionar la muerte del animal. La temporada de mosquitos comienza con el calor, normalmente en mayo y finaliza en septiembre u octubre. En España las regiones más afectadas son las de Aragón, Cataluña, Madrid, Baleares, Levante, Murcia, Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura y Castilla y León. También se observa en otras regiones pero con menos intensidad.

Hoy en día existen multitud de antiparasitarios comerciales usados como tratamientos preventivos o tratamientos contra los parásitos internos, en forma de jarabes, comprimidos, pastas… Es importante dejarse aconsejar por el veterinario que recomendará el producto que más se adecue a cada situación.

En cuanto a la filariosis hay tratamientos que suelen ser efectivos si se diagnostica a tiempo, normalmente  suelen ser caros y no están exentos de riesgos. Por lo que la  mejor opción es la prevención.

Para el caso de la leishmaniosis es importante diagnosticarla a tiempo y tratar al animal lo antes posible para evitar complicaciones graves de salud y su transmisión, ya que es una enfermedad que de momento no tiene cura. La prevención vuelve a ser una de las mejores opciones para esta enfermedad, ya sea mediante la utilización de vacunas las cuales tienen una alta tasa de protección, como el uso de  repelentes de mosquitos e insecticidas que ayudan a evitar las picaduras de mosquitos controlando de esta manera la propagación de la enfermedad.

Parásitos externos más frecuentes en perros y gatos

Garrapatas

Afectan tanto a perros como a gatos. Se localizan en piel y suelen ser de color marrón y forma redondeada. Se alimentan de la sangre de sus huéspedes y son transmisores de graves enfermedades.

Pulgas

Afectan a perros y también se encuentran en la piel y pueden trasmitir enfermedades. Pueden producir “dermatitis alérgicas”, causando irritación y picor con pérdida de pelo por rascado excesivo.

Ácaros de la sarna sarcóptica

Afectan principalmente a perros. Se ocultan dentro de la piel especialmente en orejas, codos y corvejones. Causan irritación, picor, escozor, costras, heridas purulentas y alopecia.

Ácaros de la sarna demodécica

Afectan principalmente a perros. Habitan en los folículos pilosos, pueden causar zonas con enrojecimiento y alopecia alrededor de los ojos, de la boca y en los relieves óseos.

Ácaros Otodectes cynotis

Pueden afectar a perros y a gatos. Se encuentran en el oído medio pudiendo causar  otitis, infecciones, secreción oscura y prurito.

En cuanto al control de pulgas y garrapatas, en el mercado se pueden encontrar diferentes productos como collares o pipetas repelentes, champús o lociones tópicas. Es imprescindible utilizar los productos repelentes de manera adecuada. Se han visto intoxicaciones en gatos por utilizar collares de amitraz de perros y hay razas de perros muy sensibles al amitraz por lo que no es aconsejable su uso. Además, hay que tener mucho cuidado con las pipetas. Es necesario utilizar las dosis adecuadas y por ello hay que utilizar pipetas adaptadas al tamaño de los perros, ya que también se han visto casos de intoxicaciones por utilizar 1 pipeta para perros de razas grandes o medianas repartida en varios perros de razas pequeñas dosificando una dosis inadecuada. Es importante la prevención, sobre todo en primavera y verano, cuando estos parásitos son más abundantes. Es necesario tratar todo el entorno para acabar con los adultos, larvas y huevos.

En cuanto a los ácaros, es necesario realizar un diagnóstico veterinario y poner un tratamiento específico.

Resumen
Parásitos más frecuentes en perros y gatos
Nombre del artículo
Parásitos más frecuentes en perros y gatos
Descripción
Te contamos los tipos de parásitos más frecuentes en perros y gatos y algunos de los tratamientos o control de pulgas y garrapatas existentes
Autor
Share This