Las enfermedades hereditarias son aquellas que se transmiten de los progenitores a su descendencia debido a alteraciones genéticas llamadas mutaciones.

En la naturaleza, la selección natural hace que este tipo de trastornos se reduzcan, sin embargo, las prácticas inadecuadas de cría basadas en mantener las razas puras hacen que haya descritas unas 500 enfermedades genéticas, en más de 200 razas de perros.

Una manera de evitar este tipo de problemas sería identificar a los animales afectados y modificar los programas de cría, evitando los cruces de estos perros para que no transmitieran estas alteraciones a su descendencia.

Las enfermedades hereditarias más comunes que podemos encontrar son las siguientes:

El problema de la displasia de cadera

Es una enfermedad degenerativa producida por una malformación de la articulación de la cadera.

Es muy frecuente en perros de razas grandes, como el Pastor Alemán, Rottweiler, Golden Retriever… Se suele presentar en perros jóvenes de entre 5 meses y 2 años.

En las razas predispuestas habría que evitar el sobrepeso durante la etapa de crecimiento, no someter al cachorro a ejercicio excesivo, además de proporcionar al animal una dieta adecuada para perros de razas grandes.

Cardiomiopatía dilatada del Doberman

Es una enfermedad del músculo cardiaco que impide una correcta contracción del corazón provocando insuficiencia cardíaca. Los signos clínicos más comunes son: arritmias, intolerancia al ejercicio, síncopes, muerte súbita…
A los perros afectados no se les debe forzar a hacer ejercicio y es recomendable utilizar una dieta baja en sodio.

Síndrome braquicefálico

Afecta a razas como el Bulldog Inglés, Bulldog Francés, Carlino, Boxer, Pekinés y otros perros con nariz chata.

Se caracteriza por una serie de cambios anatómicos en el sistema respiratorio, que pueden dar lugar a dificultad respiratoria, intolerancia al ejercicio y al estrés, ruidos respiratorios y colapso.

En estos animales es importante evitar el calor y limitar el ejercicio físico, teniendo siempre agua disponible y usar arnés en lugar de collar.

Problema hereditario de la criptorquidia

Se conocen con este nombre a la ausencia de uno o más testículos en la bolsa escrotal, debido a que no han descendido desde el abdomen. Su diagnóstico se realiza mediante palpación, a partir de las 8 semanas de vida.

Las razas más predispuestas son: Caniche, Yorkshire, Teckel, Bichón Maltés, Schnauzer miniatura y Boxer.

Los testículos no descendidos, están sometidos a una temperatura mayor a la adecuada y tienen una alta tendencia a desarrollar tumores.

Sordera congénita en los perros

La causa más común está relacionada con la falta de pigmentación o pelo blanco, siendo común en los Dálmatas, ya que cuando hay piel sin pigmento en el oído interno las terminaciones nerviosas se atrofian y mueren durante las primeras semanas de vida del cachorro dando lugar a sordera.

El oído del perro no solamente es responsable de la capacidad auditiva sino también del equilibrio. Así que en algunos casos se puede observar como estos perros ladean la cabeza o pierden el equilibrio de forma habitual.

En perros con falta de pigmentación, tendremos que tener cuidado con las quemaduras solares, también es importante tener en cuenta la zona de la nariz, y tener especial cuidado con los perros de pelo corto. Es importante reducir en lo posible la exposición a la luz solar, y usar cremas protectoras, mejor si estas son sin perfume.

Resumen
Problemas hereditarios en perros
Nombre del artículo
Problemas hereditarios en perros
Descripción
Te contamos las enfermedades hereditarias más comunes en perros: displasia de cadera, cardiomiopatía, síndrome braquicefálico, criptorquidia y sordera
Autor
Share This